AICE - Asociación de Ingenieros Civiles


Noticias Aice


Desafíos para la construcción y la infraestructura

Publicado: 03 de Julio de 2016



La construcción y el progreso de la infraestructura son clave para el avance del país, al acercar los beneficios del desarrollo a las personas de manera equitativa, mejorando la calidad de vida y favoreciendo una conformación eficiente y sustentable de las urbes.
Durante 2016 y de acuerdo con la contratación de proyectos que hemos podido apreciar como actores inmersos en la industria, el sector construcción se proyecta con un ritmo de avance similar, quizás algo menor, al que se vivió en 2015. Se espera que el primer semestre se desarrolle de forma normal, para comenzar a contraerse durante la segunda etapa del año. Esto es una sensación persistente en la industria; sin embargo, es un panorama que puede modificarse considerando los factores que puedan afectar el pronóstico en los próximos meses.
En el caso de proyectos emblemáticos, sin duda la ampliación del Metro de Santiago, por su magnitud e impacto, influirá positivamente en el sector inmobiliario, induciendo a la densificación de los sectores en su entorno.
Sean buenos o malos tiempos, ya está muy claro que la cercanía con el metro es percibida como una mejora en la calidad de vida de las personas y es muy probable que la ciudad de Santiago sostenga aún una demanda por viviendas para uno o dos millones de personas, durante los próximos años.
En referencia a rubros, si bien el industrial y minero se encuentran contraídos, se considera que el inmobiliario también se retraiga, luego de la revitalización que vivió durante 2015 por el efecto del IVA que se aplicará a las viviendas según lo contemplado en la Reforma Tributaria.
El gran desafío que tenemos, en gran parte pendiente, es el de la infraestructura. Además de continuar ampliando el Metro de Santiago y la extensión del Aeropuerto de Santiago, se espera que se activen concesiones postergadas, se una la circunvalación de autopistas como Américo Vespucio y se impulsen obras en regiones, que no avanzan con la velocidad que el país requiere.
En este tipo de proyectos, la agilidad del Estado y sus instituciones es primordial. Sabemos que nuestras ciudades, no sólo Santiago, tienen atraso en los desafíos que la infraestructura demanda, perdiéndose un tiempo muy valioso. El desarrollo de la infraestructura moviliza la construcción en todos sus ámbitos, ya sea comercial, habitacional, de equipamiento, etc.
En este esfuerzo, también es fundamental abordar el enfrentamiento de los desastres, para evitar situaciones dramáticas como las que se vivieron con el incendio de Valparaíso, los aluviones del norte y el tsunami provocado por el terremoto de Illapel. Es necesario tomar conciencia que relajar estándares (como la conocida “Ley del Mono”) o permitir que viviendas sociales ocupen terrenos vulnerables no es aceptable. Como país tenemos las condiciones para construir viviendas de buena calidad, en sitios apropiados y con una infraestructura racional. shutterstock 116050189
Si bien la ingeniería estructural en Chile ha logrado un desarrollo de excelencia reconocido en el mundo entero, después de cada sismo obtenemos nuevas enseñanzas sobre los aspectos que se pueden mejorar. Los sistemas de protección sísmica se utilizan cada vez más frecuentemente en las construcciones y contamos con profesionales altamente calificados.
Hoy, la sociedad nos demanda un nivel de servicio que permita que nuestras estructuras soporten terremotos de gran magnitud con daños que puedan ser reparables. Sin embargo, con el desarrollo de la especialidad, el aumento del nivel económico del país y la frecuente ocurrencia de estos eventos, nuestro desafío está puesto en elevar el desempeño sísmico, de manera que no sean necesarias reparaciones costosas o evacuaciones de los emplazamientos. Si bien el estado del arte de la ingeniería estructural permite asegurar este salto cualitativo, es necesario también un marco teórico emanado desde la profesión -en el cual trabajamos constantemente en alianza con otras instituciones del sector- y uno legal apropiado, responsabilidad de nuestros legisladores.




NUESTROS COLABORADORES