AICE - Asociación de Ingenieros Civiles


Noticias Aice


Situación nacional: Chile debe abordar temas pendientes en esta área de la construcción

Publicado: 03 de Enero de 2012



1ConstruccionSismorresistenteSi bien el terremoto de 2010 demostró que en el país, en su gran mayoría, se estaba diseñando y construyendo bien, se detectaron falencias. Expertos analizan los desafíos pendientes en materia de construcción sismorresistente. Chile tiene una larga historia en materia de diseño y construcción sismorresistente, la cual se consolida a mediados del siglo XX. Es más si nos comparamos con el estándar internacional y de acuerdo a la opinión de los propios especialistas extranjeros, nuestro país está en un muy buen nivel. Y no podría ser de otra manera, ya que somos una de las naciones más sísmicas del mundo. Así, en términos simples, se podría decir que la construcción sismorresistente significa que toda estructura, ya sea edificio en altura o casa, debe tener elementos estructurales, que sean capaces de resistir la fuerza sísmica, por ejemplo, los muros. Fernando Yáñez, director del Instituto de la Construcción (IC), señala que al analizar la importancia de este tipo de construcción hay dos elementos que son importantes. Primero, la seguridad de la gente, y segundo, Chile es un país urbano, ya que la mayoría de su población está en las ciudades, de modo que la construcción urbana tiene que ser segura para proteger la vida de las personas. "Por otro lado, el costo que significan los terremotos es muy alto, incluso Chile está catalogado como uno de los países que produce más pérdidas por desastres, considerando todos los tipos de desastres y no solo los sismos. Entonces, el hacer las cosas bien implica un gran ahorro, porque estamos hablando de un porcentaje del PIB no menor". Y agrega: "Además, si acumulamos las pérdidas se retrasa nuestro desarrollo como país, de modo que desde el punto de vista económico, es muy importante hacer las cosas bien y desde el punto de vista de la seguridad, por supuesto es más importante aún". Al respecto, Rubén Boroschek, socio de la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE), destaca que dada las condiciones de sismicidad de nuestro país, ningún inversionista, propietario o usuario de infraestructura puede darse el lujo de no diseñar, construir y mantener su infraestructura con el mejor estándar de protección, si no está condenado a sufrir pérdidas económicas y daño muchas veces irreparable. 27/F Si bien el terremoto de 2010 demostró que en su gran mayoría se estaba diseñando y construyendo bien, se detectaron falencias en las normativas, particularmente en lo que se refiere a edificios de mediana altura, con muros estructurales. Así se modificaron algunos aspectos de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (OGUC), se dictaron decretos especiales normalizadores, como los DS 117 y DS 61, y ha habido una intensa actividad de revisión y elaboración de normas de construcción. "Estos cuatro años han sido muy intensos en ese sentido", dice Yáñez, quien destaca que el Minvu aprobó a principios de este año la NTM 007 "Diseño estructural para edificaciones en áreas de riesgo de inundación por tsunami o seiche" quedó como referencial, y la NTM 001 "Diseño sísmico de componentes y sistemas no estructurales", quedó con calidad de referencial mientras se disponga de su obligatoriedad. Lo cierto es que en este ámbito ambas agrupaciones profesionales han tenido un papel preponderante en proponer soluciones para mejorar la protección de las edificaciones. Por ejemplo, el Instituto de la Construcción ha estado trabajando intensamente en la revisión de normas técnicas y en la elaboración de normas nuevas que no existían antes. Por su parte, la AICE ha apoyado el desarrollo de normativas y de legislación para generar el marco de acción de los diseñadores y constructores en Chile. Además, se ha preocupado de integrar a los distintos actores, arquitectos, ingenieros y constructores, para que el producto final tenga la calidad deseada. Desafíos Ambos profesionales señalan que Chile tiene todavía varios desafíos en materia de construcción sismorresistente. Para Fernando Yáñez uno de ellos tiene con la edificación baja. "En el terremoto del norte pudimos ver que los edificios de altura no tuvieron mayores problemas, el desastre estaba en casas de dos o un piso, y éste es un vacío de la legislación chilena, porque todo edificio de altura tiene que ser revisado por un revisor oficial, que es una segunda mirada al diseño estructural". Y agrega: "Sin embargo, la ley exime a las edificaciones unifamiliares. Hace 10 o 15 años se veía, tal vez con razón, que no era necesario llegar a las casas de un piso, pero la evidencia hoy es clarísima de que ningún tipo de edificación puede quedar fuera de la revisión oficial, ya sean edificios de altura o casas de un piso, especialmente las que no están siendo revisadas". Por otra parte, destaca, que la construcción informal es un desastre, en las ampliaciones la gente rompe muros estructurales importantes, sismorresistentes, y están definitivamente fuera de la ley. "Si se toman en cuenta todos los costos, someter las viviendas a revisión estructural, no debería encarecer sus valores. El revisor estructural tiene que asegurarse que las estructuras cumplen con las normas, ese es el tema central. Y ahí hay un vacío que debería mejorar". Otro tema, señala, tiene que ver con la formación de los arquitectos y ha quedado en evidencia una severa falencia del conocimiento sismorresistente de la arquitectura, en general. "Eso se observa en que todos los edificios de 2010 que tuvieron severo daño se concentró en inmuebles donde la solución de la superestructura, en relación con los subterráneos de estacionamiento, no era adecuada y ese es un problema que todavía sigue existiendo". Para Rubén Boroschek hay un problema en la incorporación del diseño a los componentes no estructurarles (arquitectónicos, industriales, equipamientos). "Esto sigue mostrando falencias graves y son los que nos generan las mayores pérdidas de inversión y las causantes de paralizaciones importante". Al respecto comenta que es urgente que la nueva normativa sea obligatoria y que se comience a aplicar. "Otro aspecto que es necesario resolver es el tema de seguros. El seguro de responsabilidad profesional que cubre a los especialistas debiese masificarse y bajar los precios, ya que en estos momentos son muy elevados y los hace poco frecuentes. Adicionalmente, creo conveniente que se genere un seguro obligatorio por sismo a la vivienda. Esto debe discutirse seriamente y planearse sus ventajas y desventajas". Fuente: El Mercurio




NUESTROS COLABORADORES