AICE - Asociación de Ingenieros Civiles


Noticias Aice


René Lagos: "La ingeniería estructural avanza de la mano de las nuevas tecnologías para protección sísmica"

Publicado: 06 de Febrero de 2016



De acuerdo con el especialista, el uso masivo de dispositivos de aislación y/o disipación de energía sísmica en la construcción de los edificios entrega un nivel de seguridad y de continuidad operacional imposible de lograr con métodos tradicionales. La ingeniería estructural chilena se desenvuelve en uno de los medios más exigentes del planeta: el país más sísmico del mundo, con terremotos de magnitud 8 y superior y en una frecuencia que ningún otro país presenta. Esto hace que sus diseños (sus construcciones) sean puestos a pruebas severas varias veces a lo largo de su vida útil y que la sociedad les exija que tengan un buen desempeño. De acuerdo con René Lagos, past president de la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE), los avances de esta disciplina van de la mano del uso de las nuevas tecnologías, dispositivos de aislación y/o disipación de energía sísmica. "La incorporación de estos dispositivos y tecnologías asociadas -en forma masiva y sistemática en la construcción de nuestros edificios- les entregaría un nivel de seguridad y de continuidad operacional imposible de lograr con métodos tradicionales, en la eventualidad de un gran terremoto. Lo increíble es que esto ya se puede hacer con mínimos incrementos en el costo de construcción, los cuales en mi opinión probablemente las personas estarían dispuestas a asumir, especialmente si el Estado genera incentivos de algún tipo para su uso". -¿Qué retos tiene aún la formación profesional de ingenieros estructurales en nuestro país? "Existen varios desafíos. El primero tiene relación con el nivel de servicio que la sociedad y las personas esperan de nosotros. De acuerdo con los objetivos declarados en las normas de diseño sísmico, para el caso de terremotos de gran magnitud se aceptan daños, siempre que sean reparables. Históricamente esto ha sido admitido por las personas y la sociedad. Sin embargo, con el aumento del nivel económico del país y dada la frecuente ocurrencia de terremotos severos, las personas ya no están dispuestas a aceptar daños que requieran reparaciones costosas o la necesidad de evacuar temporalmente sus viviendas para poder repararlas. El estado del arte en nuestra profesión permite asegurar un mejor nivel de desempeño sísmico para nuestras construcciones, pero se requieren cambios normativos que hagan exigibles nuevos procedimientos de diseño y mejores niveles de desempeño. Lograr esto es algo que requiere un marco técnico normativo que debe provenir de los ingenieros estructurales y un marco legal apropiado que es responsabilidad de nuestros legisladores". Planes de estudio. "En segundo lugar, podría mencionar la formación profesional, tanto en la etapa universitaria como durante el ejercicio de la profesión. Es importante que los planes de estudio universitarios con los grados académicos correspondientes y la habilitación profesional se adecuen a estándares internacionales donde ambos temas se manejan por separado. Esto permitiría un mejor control de temas éticos y de calidad en el ejercicio de la profesión, incentivando la actualización y el perfeccionamiento de los conocimientos, incidiendo directamente en los beneficios que la sociedad obtendría en materias de protección sísmica. Paralelamente, la homologación de los grados académicos que las universidades chilenas entregan a sus alumnos permitiría a nuestros profesionales trabajar y competir en un mundo globalizado a lo menos en igualdad de condiciones y no como ahora que los ingenieros chilenos a pesar de estudiar seis años, internacionalmente su grado académico equivale a un "bachelor" con cuatro años de estudios".




NUESTROS COLABORADORES